Carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Ver / Confirmar

Grapadoras eléctricas

Grapadoras eléctricas

Comprar grapadoras eléctricas

Las grapadoras eléctricas están adaptadas para el uso intensivo en la oficina y para realizar trabajos continuos sin esfuerzo respondiendo con rapidez y facilidad en el grapado. Funcionan conectadas a la red eléctrica o a pilas.
De esta forma, las grapadoras eléctricas son la opción perfecta para los trabajos en los que se necesita grapar constantemente documentos. De esta forma, la propia grapadora eléctrica es la que realiza su función de manera automática, sin tener que estar una persona apretando el artículo para poder grapar.
Las grapadoras eléctricas tienden a tener más capacidad de almacenar grapas en su interior, normalmente rondan las 200 grapas. Algunas de ellas grapan en cerrado y en abierto, y son también muchos los modelos que cuentan con un sistema anti atascos.

Características de las grapadoras eléctricas

La profundidad de entrada en el papel varía entre unas y otras grapadoras eléctricas, pero suele oscilar entre los 5 y los 50 mm.
Las grapadoras eléctricas están preparadas para fijar un cierto número de documentos garantizando trabajar sin atascos. Este volumen de hojas sin atascos, en el caso de las grapadoras eléctricas de Cartabon, varía según el modelo entre las 10 y las 40 hojas.
Los diseños de las grapadoras eléctricas son muy variados, y entre ellos podemos encontrar diseños muy funcionales y otros muy elegantes, para dar un toque decorativo a tu mesa de oficina.
Por lo tanto, a la hora de comprar grapadoras eléctricas, hay que tener en cuenta algunas cuestiones importantes. Por un lado, es importante saber el uso que queremos darle a estas grapadoras eléctricas. De hecho, existen grapadoras eléctricas que sirven también para fijar otros materiales que no son hojas, como cables, por ejemplo. Así que esto es algo a tener muy en cuenta antes de comprar nuestras grapadoras eléctricas.
Por otro lado, también podemos elegir nuestra grapadora eléctrica en función de la capacidad de grapas que admiten, así como el volumen de hojas que garantizan grapar sin atascarse. Por último, cuestiones más estilísticas como el diseño o el color también son detalles a mirar antes de comprar uno de estos aparatos.
En definitiva, si se realiza una elevada actividad de grapado, las grapadoras eléctricas son la mejor solución.